Crónica de un despropósito

Lo que empieza mal es muy probable que acabe mal, y eso posiblemente sea lo que pase con la reivindicación de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policia en relación a la equiparación salarial con los Mossos d’Esquadra. A los sindicatos que los representan les ha faltado esfuerzo imaginativo y han aprovechado la situación socio-económica de Cataluña para buscar enemigos con los que compararse. Aquí es donde se han equivocado. El fin está claro y es lícito, pero se han equivocado en la forma: los medios se han regido por pura razón instrumental sin importarles las consecuencias.